Nutrición

Recetas de batido de proteínas casero para después de entrenar

Para la mayoría de nosotros las proteínas son ese nutriente que encontramos en ciertos alimentos, fundamentalmente la carne, que consumimos como parte de nuestra dieta diaria. Pero para un deportista las proteínas representan aporte fundamental para poder desarrollar nuestra actividad física diaria y lo podemos conseguir haciendo un batido de proteínas casero para después de entrenar.

El ejercicio físico supone unas exigencias para nuestro organismo que  no siempre conseguimos reponer con la dieta diaria, por lo que, sobre todo para aquellos deportistas que hacen ejercicio de alta intensidad, es más que recomendable un aporte proteico extra para suplir las carencias de la dieta.

Una de las formas de obtener ese aporte extra y necesario es a través de un batido de proteínas casero para después de entrenar que podemos hacernos nosotros mismos. En este post te vamos a dar algunos ejemplos que puedes hacerte en casa y que además de proporcionarte la cantidad de proteínas necesarias te van a suponer un ahorro de dinero, puesto que los productos proteicos que se venden en el mercado son caros.

Alimentos que contienen proteínas

  1. Queso ricota

Aporta más de 11 g. de proteínas cada 100 g, más del triple de lo que nos encontramos en un yogur, por poner un ejemplo.

 

2. Claras de huevo

Menos “generosas” que la ricota (100 g. tienen aproximadamente 3, 5 de proteínas), pero aportan la cantidad suficiente para complementar la pérdida durante el entrenamiento. Comentar que este alimento no se asimila crudo, por lo que hay que cocinarlo. De no hacerlo, no estaríamos aportando las proteínas que necesitamos reponer.

3. Almendras y cacahuetes

Son muchos los que desconocen que aportan una cantidad considerable de proteínas. Incluirlos como parte de la receta para hacernos  un batido de proteínas casero para después de entrenar, nos va a permitir muchas opciones a la hora de su elaboración y no nos aburriremos de tomar siempre lo mismo.

4. Leche

Mejor desnatada, aporta 35 g. cada 100 mililitros.

Recetas de batidos de proteínas

1. Batido con queso ricota

Incluimos cuarto de litro de leche, 100 g. de queso, un plátano y unos cacahuetes. Para endulzar podemos añadir miel al gusto (mejor que azúcar).

2. Batido con claras de huevo

Los ingredientes podrían ser 4 claras de huevo, fresas, leche y miel.

3. Batido de frutos secos

Similar a los yogures con trozos que podemos comprar en el súper, podemos hacer un batido con almendras, leche, una pieza de fruta, miel y “alegrarlo” con unas cucharadas de cacao.

Como podéis ver, sólo con nuestra batidora podemos hacer todas las combinaciones que se nos ocurran y cada cual adaptarla a sus gustos (a unos les gustan los plátanos, a otros las fresas u otras frutas) sin necesidad de tener que repetir todos los días la misma receta.

Cuándo tomar un batido de proteínas casero

Así como los hidratos de carbono es aconsejable ingerirlos como máximo a las dos horas de haber terminado el ejercicio, las proteínas nos dan más margen, por lo que podemos tomárnoslo incluso unas horas después de haber terminado el ejercicio.

Si eres de los que entrena al mediodía, quizás a la hora de la comida en el gimnasio que tienes cerca del trabajo, puedes comer algo ligero una vez terminado y cuando llegues a casa, ya por la tarde, hacerte alguno de estos batidos y tomártelo como merienda.

Además, una de las ventajas que supone la ingesta de este tipo de batido de proteínas casero para después de entrenar es que nos sacian más que cualquier snack, con lo que además del aporte energético que nos suponen, van a ayudarnos a mantener la línea. Porque practicar fitness no es sinónimo de que podamos comer todo lo que queramos.

[Total:0    Promedio:0/5]