Ejercicios

Ejercicios y estiramientos para las cervicales

Las cervicales son uno de los puntos de nuestra estructura músculo esquelética que más problemas nos suelen generar. Trabajar muchas horas sentado delante del ordenador, las malas posturas (por ejemplo cuando estamos leyendo) o el estrés son algunos de los causantes de dolores, contracturas e incluso nos pueden afectar a otras partes de nuestro cuerpo como la espalda. En este post vamos a repasar algunos estiramientos cervicales que nos ayudarán a prevenir problemas y a tener una vida mejor.
como estirar la espalda

Estiramientos cervicales

Antes de entrar en detalle sobre cómo hacer los estiramientos cervicales conviene recordar que es una zona muy sensible y que no hay que forzar, sobre todo si notamos un punto de dolor o estamos contracturados.

Otra máxima cuando hacemos estiramientos cervicales es no hacer los ejercicios con brusquedad, tienen que ser lentos y pausados, ya que podría provocarnos mareos con el consiguiente riesgo de perder la consciencia y tener un accidente, por eso lo mejor es hacer los ejercicios sentados.

Los ejercicios que vamos a enumerar hay que hacerlos perfectamente sentados en una superficie rígida y a ser posible con la espalda apoyada, por lo que es recomendable utilizar una silla o banco que tengan la suficiente rigidez y a ser posible buscando un ángulo de 90° grados en rodillas y espalda.

  • Movimientos laterales del cuello

    Se trataría de intentar llevar la oreja hasta tocar el hombro, alternando el movimiento hacia un lado y hacia el otro. Cuando llegues al punto máximo aguanta tres segundos y luego mueves hacia el otro lado.

  • Elevaciones de hombro

    Mueve los hombros hacia arriba, mantén tres segundos y bájalos lentamente. No los dejes caer de golpe.

  • Negar con la cabeza

    Simplemente se trata de hacer el gesto de la negación. Imagina que estás diciendo que no a cámara lenta. Completa el giro del cuello de un lado al otro de tal manera que el total del ejercicio dure en torno a los tres segundos prescritos.

  • Barbilla al pecho

    En este caso sería como estar afirmando. El tope tiene que ser la vertical de la cabeza, es decir, se trata de tocar el pecho con la barbilla y volver hasta el punto de origen sin echar la cabeza atrás. Este estiramiento cervical puede hacerse ayudándose de las manos, pero hay que tener cuidado porque un exceso de tensión puede provocarnos un elongamiento de los músculos cervicales posteriores.

  • Cabeza hacia atrás

    Justamente el antagónico del anterior, el estiramiento consistiría en llevar la cabeza hacia atrás, como si estuviéramos mirando al cielo, y mantener la postura. Recuerda, movimientos lentos y pausados.

Estos ejercicios los puedes hacer varias veces al día. Tómate 5 minutos por cada hora de trabajo y haz uno de ellos. Los primeros días empieza con cinco repeticiones y según vayas ganando flexibilidad puedes aumentar hasta 10 repeticiones.

El colchón y la almohada

Muchos de los episodios de problemas cervicales vienen provocados por un colchón demasiado blando. Si es tu caso puedes empezar por revisar dónde duermes porque muchas veces con un mejor colchón nos evitamos muchos dolores cervicales.

Presta atención también a la almohada. Ante la duda puedes recurrir a las cervicales, esas que tienen curvas y que están diseñadas ergonómicamente, pensando en nuestra zona cervical. Tampoco pasa nada si en tu cama de matrimonio no compartas la almohada. Lo ideal sería que cada uno tuviera la suya, ya que cada uno adoptamos una postura diferente al dormir.

[Total:0    Promedio:0/5]