Ejercicios

Incluye ejercicios para fortalecer el cuello en tu rutina de entrenamiento

El estrés de la vida diaria: trabajo, casa, hijos, etc. hace que en muchas ocasiones acumulemos tensión. Una de las partes de nuestro cuerpo que más suele sufrir las consecuencias de nuestro acelerado ritmo de vida es el cuello. En este post te vamos a dar algunos ejemplos de ejercicios para fortalecer el cuello y cómo incluirlos en nuestra rutina de entrenamiento.

Esta parte de nuestro organismo está compuesta de articulaciones, huesos, músculos, ligamentos y está surcada por multitud de nervios que lo hacen muy sensible a episodios de dolor: distensiones, contracturas o simples tirones que en muchas ocasiones nos impiden hacer nuestra vida normal.

Además, muchas afecciones en la espalda o dolores de cabeza tienen su origen en el cuello. Pero estos problemas se pueden atajar poniendo en práctica algunos ejercicios para fortalecer el cuello. Tener un cuello fuerte es una manera de prevenir todos los problemas que hemos comentado y que nos afectan mucho más de lo que pensamos.

Rutinas para fortalecer el cuello

1. Movimientos hacia delante y hacia atrás

ejercicios para fortalecer el cuelloIniciamos este ejercicio en posición de sentados, cabeza recta, mirada hacia delante. Movemos hacia delante hasta hundir la barbilla  en el pecho. Aguantamos un par de segundos y en un movimiento lento retrocedemos, levantando la barbilla, para concluir con la mirada al cielo.

Hay que hacer movimientos lentos y pausados y aguantar en ambas posiciones finales, notando que hacemos fuerza, pero sin excedernos. ¡Cuidados! No se trata de hacer movimientos rápidos, sino todo lo contrario, pausados. Hacedlo siempre en posición sentados porque sobre todo en las primeras sesiones podemos sentir alguna bajada de tensión, mareos, sobre todo las primeras veces que ejecutamos el ejercicio.

3. Giros laterales

En este ejercicio partimos de una posición como si estuviéramos sujetando una pelota con la barbilla, mirada al frente. Llevamos el cuello hasta un lado, como si quisiéramos mirar hacia un lado. Aguantamos un par de segundos y, lentamente, volvemos a la posición inicial. Esperamos 2 ó 3 segundos y giramos hacia el otro lado.

4. Movimientos laterales

La posición de partida es mirada al frente, barbilla levantada. Movemos la cabeza para llevar la oreja hasta tocar el hombro. Aguantamos y volvemos hacia la posición de partida para hacer el movimiento hacia el otro lado. Puedes acompañar este ejercicio ayudándote con la mano.

La importancia de estos ejercicios la podemos comprobar en que en nuestro trabajo, cuando nos dan consejos de ergonomía, nos los mencionan. La rutina diaria puedes iniciarla con 10 repeticiones de cada uno de los ejercicios e ir aumentado cada semana a 12, 15 y 20 veces cada ejercicio.

Qué no debemos hacer para fortalecer el cuello

Y para terminar un “cuidado”, uno de esos ejercicios que mucha gente hace pensando que le va a favorecer pero que lejos de hacerlo puede causarle más problemas. Nos estamos refiriendo a girar el cuello.

Esos movimientos de 360 grados, giros completos de cuello que vemos que mucha gente hace. Están totalmente contraindicados. El cuello no está preparado para girar, por mucho que articularmente seamos capaces de ejecutarlo.

No hagas giros completos con el cuello, basta con incluir en tu rutina de entrenamiento los ejercicios para fortalecer el cuello que hemos descrito en este post.

[Total:0    Promedio:0/5]